ene 022014
 

Al igual que todos nosotros, las plantas son seres vivos y como tales, aunque no nos guste, también se ponen enfermas. De hecho lo hacen con más frecuencia de la que nos gustaría, principalmente por falta de prevención. Como no pueden hablar y en general desconocemos que les puede pasar, muchas veces simplemente van enfermando cada vez más hasta que mueren o directamente las tiramos en vez de tratar de salvarlas. El motivo, no sabemos. Este artículo pretende dar un poco de luz al respecto para que la próxima vez que veas como una de tus plantas le pasa “algo”, al menos tengas unas pautas de cómo identificar lo que le pasa y tratar de poner remedio.

Las tres causas principales por las que las plantas se deterioran y enferman son:

  • Por plagas de insectos y otro tipo de parásitos
  • Por enfermedades producidas por hongos, bacterias o virus
  • Por causas ambientales o fisiológicas, principalmente debido a fallos en su cuidado o en su nutrición

Sin pretender ser una relación exhaustiva, ya que existen publicaciones especializadas que sí profundizan mucho más en la identificación de patologías, a continuación vamos a relacionar una serie de alteraciones generales que se dan con mayor frecuencia en plantas, si bien a veces puede ser difícil detectar el síntoma ya que éste puede deberse a una combinación de diferentes causas.

No obstante y dada la sensibilidad creciente hacia las plagas de las palmeras, dedicamos un artículo específico para las enfermedades y plagas más específicas de las palmeras.

Síntomas consecuencia de plagas de insectos y otro tipo de parásitos:

  • Galerías o minas -> larvas minadoras
  • Hojas con agallas o escrecencias -> insectos
  • Masas algodonosas pegajosas -> cochinillas
  • Mordeduras redondas o irregulares -> orugas, caracoles, saltamontes o escarabajos
  • Tallos cortados por el cuello o mordidos -> gusanos
  • Raices cortadas o roídas -> larvas de insectos

 

Síntomas consecuencia de hongos, bacterias o virus:

  • Manchas negras o rojizas, generalmente redondas u ovaladas -> hongos
  • Manchas amarillas y vellosidad blanco-grisácea en el envés de las hojas -> Mildiu
  • Pústulas blancas  -> Albugos
  • Hojas marrones que se van secando progresivamente -> hongos
  • Cuello o base del tronco ennegrecido ->hongos
  • Tallo en putrefacción con moho gris o blanco ->hongos
  • Raices negras ->hongos

 

Síntomas debido a fallos en el cuidado o en la nutrición de palmeras y plantas:

  • Planta marchita y hojas con la punta y el borde secos -> presencia de sales en la tierra o en el agua de riego
  • Planta alargada y pálida, con estructura débil -> falta de luz que obliga a la planta a buscarla alargándose con un desarrollo rápido mal consolidado
  • Desarrollo asimétrico o retorcido -> Luz predominante de un sólo lado o con obstáculos físicos o proximidad en contacto con otras plantas
  • Plantas jóvenes con poco crecimiento, poco desarrollo de las raíces y puntas de las hojas amarillas -> carencia de fósforo en el sustrato
  • Crecimiento escaso o muy lento -> carencia de nitrógeno en el sustrato
  • Crecimiento nulo con amarilleamiento en hojas y caída de éstas -> calcio en la tierra o en el agua en plantas que requieren sustratos y aguas con Ph ácido
  • Hojas amarillas y/o quemadas -> Exposición a sol directo en plantas no aclimatadas o heladas en invierno
  • Hojas con puntas secas -> Ambiente seco y/o falta de riego
  • Hojas con palidez en la coloración de las hojas -> falta de luz
  • Amarilleo rápido de las hojas -> clorosis hídrica
  • Hojas marrones y acartonadas -> exceso de abono
  • Ennegrecimiento de las hojas empezando por las más antiguas – > exceso de riego
  • Raíces podridas -> riego excesivo o estancado

 

Echando un vistazo rápido a estas tres relaciones de síntomas, podemos ver en un porcentaje elevado las causas se deben a problemas en la nutrición y el cuidado de las plantas, algo que depende de nosotros. Lo más grave es que  en muchas ocasiones esto tiene como consecuencia que las plantas sean más propensas a enfermar y por desconocimiento acaben muriendo.

De ahí la importancia de la prevención no sólo de las enfermedades por aplicación de insecticidas y fungicidas, de los que hablamos en el artículo “En qué consisten los tratamientos fitosanitarios”, sino también de darle a las plantas las mejores condiciones ambientales, nutricionales y de riego para que éstas se mantengan fuertes y de las que ya hablamos en los artículos sobre donde ubicar las plantaslos aspectos a tener en cuenta en el riego, o el abonado de las plantas.

Teniendo en cuenta estas sencillas pautas minimicemos el riesgo de que nuestras plantas sean atacadas por parásitos ya sean insectos, hongos y en general cualquier elemento nocivo para nuestras plantas.

oct 152013
 

Evidentemente cada cultivo, planta, árbol, palmera, requiere un tamaño adecuado de maceta en función de su desarrollo vegetativo. No vamos a entrar en este tema porque sería bastante complejo y variado. Sin embargo si vamos a tratar de explicar la importancia de elegir el tamaño adecuado para el crecimiento de nuestras plantas y no caer en el error de saltar demasiados pasos en el tamaño de la maceta. Es por ello que decimos que el tamaño de la maceta si que importa.

¿Por qué?

Lo explicaremos con un ejemplo de cómo se gestionan los trasplantes en los viveros. Poniendo el ejemplo de las palmeras, están surgen de la germinación de una semilla que una vez germinada se coloca en un semillero. Los semilleros son bandejas llenas de huecos a modo de mini macetas donde lo habitual es ponerlas en bandejas de 40 semilleros (aunque depende de la especie) que suelen tener unos 200 centímetros cúbicos de capacidad, algo menos que el equivalente aproximado de una vaso de agua. En condiciones normales pasa un año, la palmera enraíza y se trasplanta a una maceta del 12 o el 14, que nos indica el diámetro de ésta y que tiene un volumen aproximado de entre 1 y 1,5 litros. Pasados uno o dos años dependiendo del ritmo de crecimiento y enraizamiento se pasa a un tamaño del 20 ó 22, equivalente a unos 5 ó 7 litros. Vuelven a pasar otro par de años y entonces ya se puede saltar a tamaño 30 ó 35 yéndonos a unos 17 ó 24 litros de capacidad, y así sucesivamente. No existe una norma fija, pero saltar a un volumen de maceta unas 3 veces en volumen puede ser razonable o incluso a un volumen algo menor.

Tamaños de macetas utilizadas en viverismo

Tamaños de macetas utilizadas en viverismo

De hecho si hubiéramos tomado dos plantones idénticos y a uno lo hubiéramos trasplantado directamente a la maceta de mayor tamaño y el otro lo hubiéramos trasplantado sucesivamente en distintos tamaños, el resultado seria que la que ha recibido sucesivos trasplantes es una planta con más consistencia y con mayor capacidad de crecimiento que la primera.Pues muy sencillo, porque para empezar la planta no habría crecido más rápido y en segundo lugar no tendríamos una planta tan sólida como la que ha ido consolidando el cepellón en sucesivas capas.

Esto tiene su explicación lógica. Cuando las raíces de las plantas tocan las paredes, van dando vueltas alrededor de la maceta lo cual hace que las raíces se encuentren mejor aireadas que si están dentro del cepellón. Por otro lado se consolida su sistema radicular. Evidentemente dentro de un orden, pues si dejamos demasiado tiempo la planta en la misma maceta y sus raíces ya la han ocupado completamente, en ese caso si que se ralentizaría su crecimiento al no poder desarrollar más raíces.

Por otro lado también hay un tema adicional de eficiencia en el abonado. Si tenemos una planta pequeña en una maceta muy grande donde sus raíces ocupan no mas del 5 ó 10 % del volumen de la maceta y estamos abonando, el abono se repartirá entre todo el sustrato de la maceta, mientras que la planta sólo podrá absorber el que esté cerca de sus raices, quedando el resto sin uso.

Conclusión, si no hay mas remedio se puede trasplantar con grandes transiciones, pero si es posible, mejor hacerlo progresivamente, conseguiremos plantas más resistentes y vigorosas.

 

oct 122013
 

Muy buena cuestión y no tan sencilla de responder pero si muy importante, pues de todos los factores que afectan al éxito de tener una planta en perfecto estado, vigorosa y sana, sin duda el más importante (pero no el único) es su ubicación. Y cuando decimos ubicación nos referimos evidentemente a dónde la colocamos, pero ello implica su ubicación, que orientación va a tener, que cantidad de luz, temperatura, humedad, ventilación, etc.

Factores colocacion plantas palmeras palmspace

Ubicación. Es muy importante conocer las necesidades que tiene cada planta en cuanto al lugar que debe ocupar y si disponemos del entorno adecuado para ella. Esto es, si se adapta bien a condiciones interiores probablemente con poca ventilación y cierta falta de luz o si requieren estar en exterior. En el entorno de las palmeras, algunas requieren una exposición directa al sol para que puedan desarrollar toda su belleza, como es el caso de la braeha armata, mientras que otras como la howea fosteriana resultan de mayor belleza cuando están en interiores en estadios jóvenes, si bien cuando se aclimatan a exteriores su desarrollo y belleza es mucho mayor. Sin embargo el hecho de estar en exterior o interior tiene principalmente unas connotaciones de temperatura. Hay muchas plantas y palmeras que no resisten heladas por lo que si estamos en un clima donde en el invierno pueden darse algunas heladas, aunque sean ocasionales, pueden acabar con ellas. Otras sin embargo prefieren estar al exterior pero protegidas de vientos, por lo que son ideales para patios interiores. Es por tanto muy importante conocer de antemano la resistencia al frío que tiene cada una de nuestras plantas y sus necesidades de insolación.

Orientación. A las plantas en general y a las palmeras en particular, no sólo la agradecen, sino que necesitan mucha luz, especialmente en la época del año de más calor que es cuando tienen un mayor desarrollo. Por eso es importante colocar las plantas próximas a las ventanas y preferentemente en orientación sur, ya que de esta manera, recibirán muchas más horas de sol directo. Sin embargo no todas las plantas necesitan sol directo e incluso puede llegar a ser perjudicial para ellas. Por ejemplo una howea fosteriana (kentia) joven sometida a luz directa dará como resultado la quemazón de sus hojas, al menos hasta que con el tiempo se aclimate. La mayoría de palmeras necesitan bastante luz, por lo que no es aconsejable ponerlas en orientaciones norte donde la falta de sol y por tanto menor cantidad de luz hará que su desarrollo no sea el adecuado.

Luz. ¿Intensa, difusa o suave? Cada planta tiene unas necesidades de luz y de sol directo. En el caso de las palmeras prácticamente todas requieren estar ubicadas con mucha luz y preferentemente con luz directa, aunque no todas responden a este patrón. Por ejemplo, las que tiene la hoja de color verde azulado como Braeha Armara, Nannorrophs Ritchiana Silver, Bismarkia Nobilis, etc., si deben estar al sol si queremos que desarrollen ese característico color azulado. En el resto de los casos preferentemente al sol, aunque cuando las palmeras son jóvenes no es conveniente que estén expuestas todo el día al sol.

Temperatura. Las plantas necesitan una temperatura mínima para sobrevivir y unas temperaturas cálidas para poder desarrollarse adecuadamente. Esta limitación la tienen más las plantas que situamos al exterior, ya que las de interior lo normal que su temperatura oscile entre los 20 y 25 grados a lo largo del año. En cambio las de exterior dependiendo de la zona tendrán que soportar temperaturas bajo cero. En ese caso lo recomendable es buscar especies que soporten como mínimo unos grados menos que la temperatura más baja que se pueda registrar. Por ejemplo en zonas costeras  deberían plantarse en intemperie y sin protección palmeras que soporten al menos 5 ó 6 grados bajo cero ya que en ocasiones se pueden llegar a alcanzar esas temperaturas. De mismo modo en interior deberían plantarse palmeras con una resistencia de al menos 10 ó 12 grados bajo cero e incluso más bajo, dependiendo del lugar.

Humedad. Esto afecta sobre todo las plantas de interior donde los ambientes suelen ser más secos por motivo de aires acondicionados y calefacciones y cuando las especies requieren mayor humedad no queda más remedio que humectar la planta periódicamente con un pulverizador, o bien instalando un humectador que eleve la humedad relativa de la vivienda. Hay que tener la precaución de no pulverizar ni mojar con agua las plantas que se encuentren en floración. No obstante, con una humedad en torno al 50% es suficiente para la mayoría de las plantas.

 

 

jun 052013
 

Cuando compramos una planta en un garden para disfrutarla en nuestra casa, la adquirimos con la típica maceta color negro o terra (naranja/marrón) tal y como la producen en el vivero. Una de las primeras decisiones que tenemos que tomar es dónde ubicarla y cómo la vamos a decorar para que además de contemplar su belleza intrínseca (como ser vivo vegetal), podamos tambien integrarla en nuestro espacio con un macetero decorativo.

Una vez elegido el macetero, existen dos posibilidades:  ”dejar caer” la maceta dentro del macetero (que será objeto de un nuevo artículo publicado próximamente) o bien trasplantarla e integrarla en su nuevo espacio.

En este artículo explicaremos como integrar la planta en su nuevo macetero decorativo y además como prepararle un sistema de autoriego específico, ya que muchas de las macetas decorativas no vienen con este sistema incorporado. Además la preparación es relativamente sencilla y económica.

Comenzaremos por describir los materiales y elementos necesarios para llevar a cabo esta tarea:

Materiales macetero autoriego casero maceta decorativapalmspace JL3_0751

Elementos de un macetero con sistema de autoriego

Planta y macetero

Aunque parezca obvio, es recomendable que el macetero tenga al menos el doble de volumen que la maceta en la que se encuentra actualmente la planta. Por ejemplo si la planta está en un contenedor de entre 4 y 5 litros, como es el caso del ejemplo, el contenedor donde va a ser trasplantada deberá estar entre 8 y 10 litros como mínimo. Tampoco conviene irse al extremo y trasplantar una planta con maceta de 5 litros en otra de 25. En nuestro caso la maceta tiene un volumen de 4,5 litros y el contenedor decorativo seleccionado tiene 9 litros de capacidad total. Hemos elegido un macetero de polipropileno que resiste a los rayos UV y por tanto condiciones de exterior sin perder calidad ni color.

Sistema de autoriego

Hay varias maneras de realizar un sistema de autoriego. Desde los comerciales y más sofisticados, aunque tambien caros, hasta sistemas más sencillos, igualmente prácticos y funcionales pero mucho más económicos. Además éstos tienen la ventaja de que tú mismo te puedes convertir una maceta que te guste en una maceta de autorriego.

En nuestro caso utilizamos arlita para el fondo. La arlita es arcilla expandida que tiene entre otras propiedades la de retener la humedad. También utilizamos un trozo de malla antihierva que hará de separador entre las raíces de la planta y la propia arlita evitando que se mezclen. No sería inconveniente que se mezclara, pero de esta forma evitamos que las raíces tiendan a seguir bajando al fondo del macetero y por tanto estar expuestas a encharcamiento por estar en contacto directo con el depósito de agua.

También utilizamos un tubo hueco de PVC, plástico o similar  que nos servirá para rellenar el depósito con agua

Por ultimo, el sistema de autorriego lo completa una varilla de bambú que nos permitirá vefificar el nivel de agua en el fondo del depósito.

Materiales macetero autoriego casero en maceta decorativa palmspace JL3_0752

Sustrato

Hay muchos tipos de sustratos. Nosotros utilizaremos en esta ocasión la fibra de coco que tiene mayor durabilidad que otros sustratos como la turba, posee un buen sistema de drenaje que es lo más conveniente para las palmeras y en general para la mayoría de plantas, y además es muy limpio a la hora de trabajar con él. El único pero es que no retiene tanto la humedad como la turba, pero para según que cultivos, puede ser más interesante para que las raíces se aireen y oxigenen más y por tanto mejoren su crecimiento.

Materiales macetero autoriego casero en maceta decorativa palmspace JL3_0753

Abono

Cuando se realiza el trasplante, es un buen momento para incorporar al sustrato un buen abonado de fondo mediante abono de liberación lenta de larga duración. Este permite dosificar a la planta la nutrición necesaria de manera contínua, ya que las plantas al igual que las personas, comen y beben todos los días. Evidentemente en función del volumen del cepellón hay que añadir más abono en base a unas medidas que dependen de cada fabricante. En concreto el abono utlilizado en esta ocasión es Osmocote exact de 8/9 meses de duración y que garantiza una curva continua de liberación del abono a lo largo de todo su periodo de vigencia, liberando más cuando hace más calor, para que la planta tenga más energía en su proceso de crecimiento, y menos cuando hace frío.

Decoración

El punto decorativo lo componen además de la maceta, las piedras que la coronan. En este caso se han elegido para contrastar con el gris antracita del macetero, piedras de marmolina blanca que las colocaremos directamente encima del sustrato. En este caso y dadas las características de la fibra de coco en cuanto a limpieza y drenaje, se pueden colocar directamente sobre ésta sin necesidad de ningún elemento intermedio separador.

MONTAJE 

Tal y como se ilustra en las fotografías, iremos describiendo paso por paso la secuencia de tareas a realizar:

Secuencia preparacion maceta sistema autoriego palmspace

Secuencia de preparación del macetero con sistema de autoriego

1-2. Tomar la maceta elegida y verter sobre ella las bolas de arlita con una altura total total de unos 3/4 centímetros. Colocar el tubo de riego asegurándose que llega hasta el fondo de la maceta sin que ninguna bola de arlita queda alojada en su interior.

3- Colocar la malla antihierba sobre el lecho de arlita.

4- Colocar una pequeña capa de sustrato encima de la malla antihierba.

5- Esparcir los granos del fertilizante sobre el sustrato. Aproximadamente la mitad de la cantidad total a aportar a la maceta.

6- Volver a colocar otra capa de sustrato hasta la altura suficiente para que una vez coloquemos la planta trasplantada, el nivel superior de ésta, esté ligeramente por debajo de la parte superior de la nueva maceta.

Secuencia 2 preparacion maceta sistema autoriego palmspace

Secuencia de preparación del macetero con sistema de autoriego

7- Sacar el cepellón de la planta de la maceta para verificar que está bien y con las raíces sanas.

8- Introducir el cepellón en la nueva maceta aprovechando para centrarlo bien y ponerlo en posición vertical. Este es un buen momento para corregir posibles inclinaciones o derivas que pudiera tener la planta original en su maceta anterior.

9-Verter el resto del abono mezclándolo con el sustrato progresivamente.

10- Acabar de rellenar la maceta con sustrato asegurandose de dejarlo bien apretado para que no queden huecos de aire que serían perjudiciales para la planta y que ésta se queda en la posición correcta.

Fin – El tabajo se finaliza añandiendo las piedras decorativas y regando despacio hasta que el nivel de agua llegue a la marcha indicada en el la varilla de bambú que dejaremos metida en el tubo.

Ahora solo te queda disfrutar de tu palmera y cuidarla bien. Para saber como cuidar mejor las plantas que se encuentran en maceteros con sistema de autoriego, visita esta entrada en el blog.

may 092013
 

Varias son las ventajas que tienen los maceteros con sistema de autoriego.  La primera y principal, es la autonomía que tiene la propia planta de absorber el agua que necesita gracias al depósito situado en la parte inferior.

Desde el punto de vista del mantenimiento y en relación con el punto anterior, esto permite que los riegos se distancien desde un par de veces al mes hasta diferirlos varios meses, dependiendo de la estación del año, la ubicación de la planta y si está en el interior o exterior. Esto da mucha versatilidad sobre todo a aquellas personas que tienen casas de campo o segundas residencias que no visitan frecuentemente, y a pesar de ello no quieren renunciar a tener su plantas bien atendidas .

Sin embargo este sistema también tiene algún inconveniente. Dado que no hay drenaje en la parte inferior de la maceta, corremos el riesgo de un exceso de riego que en función de la naturaleza de la planta podría derivar en la pudrición de las raíces, y por tanto en la muerte de la planta. Este problema se agrava cuando además la maceta está en el exterior expuesta a la lluvia, ya que en caso de lluvias abundantes, podría llegar no solo a llenar el depósito de agua, sino encharcar completamente la maceta. En este caso sería necesario un vaciado manual tal y como se detalla en otro artículo del blog.  Una forma de prevenir el problema de las lluvias abundantes y por tanto sólo aplicable a plantas de exterior, sería hacer un pequeño orificio en la maceta a la altura del nivel máximo indicado por el testigo de nivel. De esta manera aunque la maceta se llenara de agua, ésta drenará por el orificio practicado, sin que por ello se pierda el agua contenida en el depósito.

Otro inconveniente bastante común es la generación de hongos en el sustrato. Estos vienen ocasionadas por la humedad prolongada y combinados con temperaturas cálidas. Evidentemente esta circunstancia es más propensa a suceder en los meses de verano, pero hay que estar alerta durante todo el año.

Para prevenirlos lo mejor es establecer una rutina de control. Además de utilizar los fungicidas que se aplican mediante difusores en la parte aérea de la planta (tronco, ramas y hojas) el mejor sistema preventivo es añadir junto con el agua de riego, un fungicida sistémico que atacará directamente a los hongos que se generen en el sustrato.  Incorporar estos productos con el agua de riego cada 6 u 8 semanas será más que suficiente para mantener una planta sana y libre de enfermedades.

Tampoco hay que abusar de estos productos, ya que aunque no son dañinos para la planta, pueden crear resistencias en los parásitos a medio plazo, y por tanto dejar de hacer efecto. Por ello también es conveniente alternar los productos. De esta forma minimizaremos los efectos de estas resistencias.

Junto con el fungicida y bajo las mismas pautas, también es conveniente aplicar un insecticida tanto a la parte aérea como al sustrato.

Si estás interesado en conocer como convertir uno de tus maceteros favoritos en un macetero con sistema de autoriego, consulta este artículo.