dic 052013
 

Abonar es a andar como fertilizar es a caminar, en conclusión, lo mismo. Es decir, en ambos casos estamos hablando de aportar al sustrato los nutrientes que la planta necesita para su adecuado desarrollo, en definitiva darles de comer.

Pero conviene aclarar esta no diferencia, ya que a veces se confunde el abono con el sustrato, puesto que éste suele venir sutilmente abonado, y por fertilizar si que se entiende efectivamente dar de comer a las plantas.

Y es que abonar/fertilizar no sólo es conveniente, sino necesario. El sustrato normalmente o bien no lleva nada de materia orgánica como es el caso de la fibra de coco, o bien lleva alguna aportación mínima que tiende a ser consumida en muy poco tiempo, como la turba. Si no hacemos aportes de nutrientes, la planta también se va desarrollando porque evidentemente la regamos, pero si la comparáramos con otra exactamente igual con los mismos cuidados pero además abonada convenientemente, observaríamos notables diferencias.

Por tanto, vista la necesidad de abonar, ahora se nos plantea la cuestión de cómo hacerlo.

Sin querer entrar en demasiada profundidad técnica en las necesidades de los diferentes nutrientes que necesita una planta, digamos por simplificar que necesita aporte de 13 elementos que se dividen en 6 macro elementos (nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio y azufre) y de 7 micro nutrientes (hierro, manganeso, Zinc, cobre, molibdeno, Boro y cloro). Estos últimos normalmente se requieren en muy poca cantidad.

Los abonos comerciales normalmente llevan una combinación de macro elementos en mayor concentración y dependiendo de su calidad, también una menor concentración de micro elementos. Estos abonos se suelen identificar por su concentración en nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K). De ahí que venga el nombre de los fertilizantes N-P-K que mediante 3 números, que indican el porcentaje que tienen de cada macro elemento.

Por poner un ejemplo visual, a continuación se muestran  imágenes de varios sacos de fertilizantes con distintas combinaciones de elementos:

Nitrofoska npk palmspace Nitrofoska npk palmspace 1 Scotts agrolution palmspaceScotts osmocote palmspace

Como se observa en las imágenes, son abonos de diferentes marcas, algunos de ellos en forma de grano de liberación lenta como el nitrofoska que dura entorno a 45 días, o de liberación muy lenta (los hay con duraciones de hasta 16/18 meses) y  otros en polvo que se dosifican con el agua de riego, pero todos identificados por la numeración NPK que informa de la cantidad de nitrógeno, fósforo y potasio que poseen.

Esta numeración tiene su importancia en función del tipo de cultivo que vamos a abonar, ya que cada elemento ejerce una función diferente sobre las plantas:

  • Nitrógeno para estimular el crecimiento rápido de la plata
  • Fósforo para estimular el desarrollo del sistema raticular de la planta.
  • Potasio para estimular la floración

Sin embargo vemos que hay abonos con fórmulas totalmente equilibradas (que no quiere decir que sean los más adecuados) hasta fórmulas con un nivel elevado de nitrógeno o de potasio. No vamos a entrar aquí a valorarlas, puesto que el fertilizante a emplear depende de cada tipo de planta e incluso de la época del año.

Por ejemplo, en la fase de floración será importante aportar un abono con un índice de potasio más elevado del tipo 12-12-17 y en la época de crecimiento aportar un abono con mayor porcentaje de nitrógeno del tipo 20-5-5, pero antes de ello será conviene asesorarse bien en función del tipo de cultivo que queramos abonar.

Nosotros en nuestros viveros, utilizamos varios productos para el abonado de las palmeras, pero principalmente utilizamos un abono de  liberación muy lenta(16/18 meses) con una composición 15-8-11 + 2MgO, muy equilibrada pero con algo más de nitrógeno para darle más vigor a la planta y con microelementos para que las palmeras no tenga ninguna carencia.

Everris osmocote palmspace

Estos abonos última generación permiten “olvidarse” de las necesidades nutricionales de la palmera ya que liberan más durante las épocas de más calor que es cuando la palmera realmente necesita más energía y menos cuando hace frío, donde liberan muy poco abono. Esta es la mayor diferencia con el abono convencional que se libera en función de la cantidad de agua con que se riega a la planta además de durar no más de 2 meses. Ese es uno de los motivos por los que puedan llegar a costar hasta 3 ó 4 veces más.

oct 152013
 

Otro gran dilema !!!!

Hace ya algún tiempo compré una planta, me he preocupado de cuidarla bien, ubicarla en un sitio adecuado y hasta he podido resistir la tentación de regarla sin parar salvándola de un final asfixiante. He sido capaz de hacer  todo eso y por lo tanto está más crecida y ya va pidiendo trasplante, porque las raíces han ocupado todo el cepellón. Llegó por tanto el gran momento de su trasplante.

En otro artículo hablamos sobre el tamaño más adecuado para el trasplante, pero en este nos ocupamos del sustrato que debo aportar a la nueva maceta para que nuestra planta, palmera, arbusto, etc., mantenga en mismo vigor y siga creciendo sana y fuerte.

Hay que tener en cuenta que el sustrato es el medio sobre el que plantas desarrollan sus raíces, actuando como medio de anclaje  y como fuente de nutrientes. Por lo tanto el asunto también tiene su miga, ya que todos los sustratos no actuan de la misma manera.

Turba, arena, fibra de coco, estiércol, compost, mantillo, perlita, etc., son sólo algunos de los tipos de sustrato que bien solos o mezclados se utilizan habitualmente.

Y se suelen mezclar principalmente porque cada uno tiene unas propiedades complementarias. Por ejemplo el mantillo, compost, turba, son ricos en materia orgánica y tienen una muy buena capacidad de retención de la humedad, pero en consecuencia son más propensos a que el agua quede retenida y a que se produzcan encharcamientos. Por ello se suelen mezclar con arena o con fibra de coco que si bien no aportan nutrientes, si que airean el sustrato y de esa manera se mejora la estructura del mismo.

De hecho, es más importante que el sustrato tenga una buena estructura que una buena riqueza de origen.

 

¿Por qué es importante la estructura del sustrato?

Pues porque la estructura no se puede modificar mientras que la riqueza se puede mejorar con abonados. No hay nada peor que utilizar sustratos que tienden a apelmazarse cuando se secan, lo que produce que las raíces no se puedan desarrollar adecuadamente.

Por otro lado si utilizamos sustratos más aireados aunque no tan ricos en nutrientes, las raices tendrán mucha más facilidad para crecer lo que contribuirá a un mejor desarrollo de la planta. Y cómo mejoramos los nutrientes, mediante abonados periódicos. Por ejemplo, nosotros utilizamos fibra de coco como sustrato de nuestras palmeras y resto de especies, y las aportaciones de nutrientes las hacemos mediante el aporte en el trasplante de abonos de liberación lenta de hasta 16/18 meses que se mezclan con el sustrato. De esta manera nos aseguramos una buena aireación y drenaje y un aporte adecuado de nutrientes durante un periodo de tiempo bastante largo. Estos abonos no son baratos pero aseguran una buena aportación de nutrientes a lo largo del ciclo de crecimiento, ya que liberan más nutrientes cuando la temperatura es más elevada y por tanto la palmera necesita más energía, y menos durante los meses más fríos. Precisamente en hablamos de este tema en otro artículo.

Otro factor a tener en cuenta es la acidez del sustrato. La acidez se mide mendiante el Ph que es una medida que adquiere valores desde el 0 (máxima acidez) al 14 (mínima acidez) siendo el 7 el nivel de Ph neutro. Las plantas en general viven en tierras que oscilan entre el 4 y el 8 y la mayoría entre 6 y 7, es decir, con una cierta tendencia a entornos ácidos.

Por ejemplo las palmeras, salvo excepciones, se comportan muy bien en sustratos ligeramente ácidos, con Ph entre 6 y 7. Sin embargo otras especies como las Hortensias y Gardenias prefieren sustratos muy ácidos con Ph entre 4 y 4,5. Menos acidez (Ph entre 5 y 6) requieren especies como Begonias, Ficus y Brezo. Circulan tablas por internet  y sobre todo en publicaciones especializadas con el nivel de acidez que requieren la mayoría de las especies comunes.

 

¿Cómo mido la acidez del sustrato?

Toda esta explicación está muy bien pero de poco sirve si no tenemos herramientas para medir la acidez del sustrato y ser capaces de corregirla.

Para medir el Ph del sustrato hay varios métodos, desde más caseros hasta más profesionales, todos ellos descritos en un artículo específico de nuestro blog.

 

¿Y cómo corrijo el nivel de acidez?

Hay también sistemas sofisticados y productos químicos que configuen corregirlo, pero los métodos más sencillos son los siguientes:

  • Para bajar el Ph a un nivel ácido, aportaremos materia orgánica o estiércol en su caso. Éstos, en su descomposición tiene una reacción ácida y sobre todo se puede adquirir en cualquier centro de jardinería. La turba rubia por ejemplo, tiene pH 3,5, y mezclado con el sustrato conseguiremos reducir el Ph. Otros métodos consisten en aportar sulfato de hierro o azufre o incluso directamente compensarlo en el agua de riego aportando ácidos nitrogenados o fosfóricos.
  • Para subir el Ph, las enmiendas se realizan en base a óxidos e hidróxidos de cal, carbonatos cálcicos (calizas) o directamente con sulfato cálcico, es decir, con yero.

La corrección del nivel de acidez es importante porque de ello depende que la planta absorba los nutrientes que hay disponibles ya sea de forma natural en el sustrato o mediante abonados adicionales.

 

¿Y si no me quiero complicar la vida con tanta medición y corrección?

Pues entonces aquí tienes una combinaciones de turba con mantillo y arena en proporción 2-3-1 que se puede considerar como un estándar en el que generalmente todas las plantas se desarrollan adecuadamente.

Turba

Turba

Fibra de coco prensada

Fibra de coco prensada

Fibra de coco hidratada

Fibra de coco hidratada

Estiercol

Estiercol

Compost

Compost

Perlita

Perlita

 

jun 052013
 

Cuando compramos una planta en un garden para disfrutarla en nuestra casa, la adquirimos con la típica maceta color negro o terra (naranja/marrón) tal y como la producen en el vivero. Una de las primeras decisiones que tenemos que tomar es dónde ubicarla y cómo la vamos a decorar para que además de contemplar su belleza intrínseca (como ser vivo vegetal), podamos tambien integrarla en nuestro espacio con un macetero decorativo.

Una vez elegido el macetero, existen dos posibilidades:  ”dejar caer” la maceta dentro del macetero (que será objeto de un nuevo artículo publicado próximamente) o bien trasplantarla e integrarla en su nuevo espacio.

En este artículo explicaremos como integrar la planta en su nuevo macetero decorativo y además como prepararle un sistema de autoriego específico, ya que muchas de las macetas decorativas no vienen con este sistema incorporado. Además la preparación es relativamente sencilla y económica.

Comenzaremos por describir los materiales y elementos necesarios para llevar a cabo esta tarea:

Materiales macetero autoriego casero maceta decorativapalmspace JL3_0751

Elementos de un macetero con sistema de autoriego

Planta y macetero

Aunque parezca obvio, es recomendable que el macetero tenga al menos el doble de volumen que la maceta en la que se encuentra actualmente la planta. Por ejemplo si la planta está en un contenedor de entre 4 y 5 litros, como es el caso del ejemplo, el contenedor donde va a ser trasplantada deberá estar entre 8 y 10 litros como mínimo. Tampoco conviene irse al extremo y trasplantar una planta con maceta de 5 litros en otra de 25. En nuestro caso la maceta tiene un volumen de 4,5 litros y el contenedor decorativo seleccionado tiene 9 litros de capacidad total. Hemos elegido un macetero de polipropileno que resiste a los rayos UV y por tanto condiciones de exterior sin perder calidad ni color.

Sistema de autoriego

Hay varias maneras de realizar un sistema de autoriego. Desde los comerciales y más sofisticados, aunque tambien caros, hasta sistemas más sencillos, igualmente prácticos y funcionales pero mucho más económicos. Además éstos tienen la ventaja de que tú mismo te puedes convertir una maceta que te guste en una maceta de autorriego.

En nuestro caso utilizamos arlita para el fondo. La arlita es arcilla expandida que tiene entre otras propiedades la de retener la humedad. También utilizamos un trozo de malla antihierva que hará de separador entre las raíces de la planta y la propia arlita evitando que se mezclen. No sería inconveniente que se mezclara, pero de esta forma evitamos que las raíces tiendan a seguir bajando al fondo del macetero y por tanto estar expuestas a encharcamiento por estar en contacto directo con el depósito de agua.

También utilizamos un tubo hueco de PVC, plástico o similar  que nos servirá para rellenar el depósito con agua

Por ultimo, el sistema de autorriego lo completa una varilla de bambú que nos permitirá vefificar el nivel de agua en el fondo del depósito.

Materiales macetero autoriego casero en maceta decorativa palmspace JL3_0752

Sustrato

Hay muchos tipos de sustratos. Nosotros utilizaremos en esta ocasión la fibra de coco que tiene mayor durabilidad que otros sustratos como la turba, posee un buen sistema de drenaje que es lo más conveniente para las palmeras y en general para la mayoría de plantas, y además es muy limpio a la hora de trabajar con él. El único pero es que no retiene tanto la humedad como la turba, pero para según que cultivos, puede ser más interesante para que las raíces se aireen y oxigenen más y por tanto mejoren su crecimiento.

Materiales macetero autoriego casero en maceta decorativa palmspace JL3_0753

Abono

Cuando se realiza el trasplante, es un buen momento para incorporar al sustrato un buen abonado de fondo mediante abono de liberación lenta de larga duración. Este permite dosificar a la planta la nutrición necesaria de manera contínua, ya que las plantas al igual que las personas, comen y beben todos los días. Evidentemente en función del volumen del cepellón hay que añadir más abono en base a unas medidas que dependen de cada fabricante. En concreto el abono utlilizado en esta ocasión es Osmocote exact de 8/9 meses de duración y que garantiza una curva continua de liberación del abono a lo largo de todo su periodo de vigencia, liberando más cuando hace más calor, para que la planta tenga más energía en su proceso de crecimiento, y menos cuando hace frío.

Decoración

El punto decorativo lo componen además de la maceta, las piedras que la coronan. En este caso se han elegido para contrastar con el gris antracita del macetero, piedras de marmolina blanca que las colocaremos directamente encima del sustrato. En este caso y dadas las características de la fibra de coco en cuanto a limpieza y drenaje, se pueden colocar directamente sobre ésta sin necesidad de ningún elemento intermedio separador.

MONTAJE 

Tal y como se ilustra en las fotografías, iremos describiendo paso por paso la secuencia de tareas a realizar:

Secuencia preparacion maceta sistema autoriego palmspace

Secuencia de preparación del macetero con sistema de autoriego

1-2. Tomar la maceta elegida y verter sobre ella las bolas de arlita con una altura total total de unos 3/4 centímetros. Colocar el tubo de riego asegurándose que llega hasta el fondo de la maceta sin que ninguna bola de arlita queda alojada en su interior.

3- Colocar la malla antihierba sobre el lecho de arlita.

4- Colocar una pequeña capa de sustrato encima de la malla antihierba.

5- Esparcir los granos del fertilizante sobre el sustrato. Aproximadamente la mitad de la cantidad total a aportar a la maceta.

6- Volver a colocar otra capa de sustrato hasta la altura suficiente para que una vez coloquemos la planta trasplantada, el nivel superior de ésta, esté ligeramente por debajo de la parte superior de la nueva maceta.

Secuencia 2 preparacion maceta sistema autoriego palmspace

Secuencia de preparación del macetero con sistema de autoriego

7- Sacar el cepellón de la planta de la maceta para verificar que está bien y con las raíces sanas.

8- Introducir el cepellón en la nueva maceta aprovechando para centrarlo bien y ponerlo en posición vertical. Este es un buen momento para corregir posibles inclinaciones o derivas que pudiera tener la planta original en su maceta anterior.

9-Verter el resto del abono mezclándolo con el sustrato progresivamente.

10- Acabar de rellenar la maceta con sustrato asegurandose de dejarlo bien apretado para que no queden huecos de aire que serían perjudiciales para la planta y que ésta se queda en la posición correcta.

Fin – El tabajo se finaliza añandiendo las piedras decorativas y regando despacio hasta que el nivel de agua llegue a la marcha indicada en el la varilla de bambú que dejaremos metida en el tubo.

Ahora solo te queda disfrutar de tu palmera y cuidarla bien. Para saber como cuidar mejor las plantas que se encuentran en maceteros con sistema de autoriego, visita esta entrada en el blog.