feb 022015
 

Las palmeras se asocian habitualmente con climas tropicales, por lo que para muchos es realmente sorprendente que algunas especies puedan resistir tan bajas temperaturas y puedan tolerar ambientes helados y bastantes grados bajo cero durante el invierno. Este blog, de hecho está orientado hacia este tipo de palmeras, pero sin perder de vista otras interesantes especies también resistentes al frío.

A modo de introducción, hay varias especies de estas palmeras que crecen con éxito en climas áridos tanto en zonas frías de Estados Unidos como en América del sur y Asia que es donde se pueden encontrar en su hábitat natural.

Aquí puedes encontrar algunas de las palmeras resistentes al frío que se pueden adecuar bien a un jardín por muy frío que este sea:

Puedes encontrar más información de estas especies y sus características en este blog y en nuestra web.

Es importante tener en cuanta varios aspectos a la hora de seleccionar la especie. En primer lugar asegurarse que está dentro del rango de temperaturas mínimas que se podrán llegar a alcanzar, ya que esto será un factor importante que determinará que la palmera podrá desarrollarse correctamente durante muchos años. No obstante también desempeña un rol importante otros factores como la nutrición, las concisiones en que se ha trasplantado, y en general la salud con la que cuente la palmera. Una palmera sana sobrevivirá mucho mejor a temperaturas extremas que una enferma o mal fertilizada, ya que en este caso su umbral de resistencia probablemente sea unos grados menos que son los que pueden marcar la diferencia entre aguantar el frío o no.

En cualquier caso, por muy resistentes al frío que sean las palmeras, siempre estarán mejor si están juntos a otra vegetación que las proteja del viento que si la palmera está plantada aislada y sin protección. Igualmente será mejor plantarlas en una zona soleada, preferentemente en orientación sur o este  que en orientación norte con de no le de el sol durante el invierno. Por tanto es importante protegerlas del viento cuando sea posible.

Si están en una zona más expuesta la mejor opción es protegerlos durante el invierno, especialmente en los días más fríos. Para ello una buena opción  es utilizar las llamadas mantas térmicas envolviendo sus troncos y hojas, especialmente en los ejemplares más pequeños, ya que al no estar completamente desarrollados, no tienen la misma resistencia que un ejemplar adulto.

 

 

 Leave a Reply

(required)

(required)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>