ene 052014
 

La Parajubaea Torallyi es endémica de los bosques secos de los valles altos de Bolivia, donde su hábitat natural se encuentra entre altitudes entre 1.700 y 3.400 metros. Existen dos variedades de esta palmera que se diferencian por su altura y por el tamaño de la fruta, ya que su aspecto es muy similar. La variedad torallyi que tiene un desarrollo y puede alcanzar alturas de hasta 13 ó 14 metros, y la variedad microcarpa alcanza sólo unos pocos metros de altura.

Parajubaea torallyi Palmspace palmeras resistentes frio cold resistant palms JL3_4784

Es de crecimiento rápido y gran robustez, pero requiere suelos bien drenados para que se tenga un buen desarrollo. Soportan temperaturas de 10 grados bajo cero, e incluso inferiores si están en entornos secos.

Prefiere condiciones de clima templado y seco frente a entornos calurosos y húmedos. De hecho llega a ralentizar su crecimiento en los días más calurosos de verano.

Desde muy pequeña soporta el pleno sol, donde se desarrolla con mayor rapidez, pero también es adecuada para interiores, sobre todo la variedad microcarpa por su tamaño más reducido.

Parajubea torallyi Palmspace palmeras resistentes frio cold resistant palms JL3_4953

Sus frutos (en la variedad torallyi)  pueden llegar a medir entre 5 y 10 centímetros de diámetro, y crear racimos agrupados de unos 15 kilos de peso.

Su resistencia a la sequía, al calor, al frío, a la helada y a otras condiciones adversas, y su capacidad de mantener un buen aspecto hace que sea una palmera con un gran potencial ornamental tanto en exterior como en interior.

Parajubaea torallyi Palmspace palmeras resistentes frio cold resistant palms 1

ene 032014
 

Original de América del sur (Noroeste de Argentina, Sur de Brasi y Uruguay), la Butia Yatay es de aspecto muy similar a la Butia Capitata pero de mayor altura, pudiendo alcanzar más de 10 metros de altura de tronco. En su lugar de origen forman áreas boscosas llenas de grandes palmerales.

Butia yatai Palmspace palmeras resistentes frio cold resistant palms JL3_4899

Se caracteriza por la belleza de su tronco que queda cubierto por las vainas de sus hojas de forma muy ordenada durante mucho tiempo, así como por sus palmas pinadas muy arqueadas de color verde grisáceo  que la hacen singular.

Butia yatai Palmspace palmeras resistentes frio cold resistant palms

Es bastante resistente al frío, resistiendo temperaturas de hasta 12 grados bajo cero, pero necesita suelos bien drenados, ya que no tolera los encaramientos prolongados que provocarían la putrefacción de sus raíces y su muerte. De hecho tolera largos periodos de sequía

Sus semillas tardan varios meses en germinar.

Resiste muy bien los fuertes vientos y prefiere el pleno sol desde joven, por lo que no es adecuada para su uso en interiores.

ene 032014
 

Nannorrhops Ritchiana es original de Pakistán y también de otros países vecinos como Irán, Afganistán o Yemen. También es conocida como Palmera Marazi (en inglés Marazi Palm) o Palmito de Pakistán.

Nannorrhops ritchiana silverPalmspace palmeras resistentes frio cold resistant palms JL3_4772

Sus hojas son palmadas y se caracteriza por su porte arbustivo y por ser multitronco, ya que sus tallos se ramifican bien de manera aérea o rastrera, e incluso subterránea. De hecho sus troncos no alcanzan más de dos metros de altura, si bien se han encontrados ejemplares centenarios con alturas de hasta 10 metros en sus troncos principales.

Se caracteriza por ser una de las palmeras más resistentes al frío, pudiendo resistir hasta los 20 grados bajo cero, siempre que las heladas no sean muy prolongadas y especialmente en zonas de inviternos fríos pero con bajo índice de humedad. De hecho está presente en altitudes de hasta 1.600 metros y puede estar cubierta de nieve.

Nannorrhops ritchiana Palmspace palmeras resistentes frio cold resistant palms 2

Existen dos variedades, la de hoja verde, más resistente al frío y la silver, de color gris azulado que soporta “solo” hasta 12 grados bajo cero.
Es extraordinariamente rústica y refiere situaciones soleadas, aunque también se adapta bien a la semisombra y a todo tipo de suelos incluso a los muy pobres.

Nannorrhops ritchiana Palmspace palmeras resistentes frio cold resistant palms JL3_4911

Su velocidad de crecimiento es media si recibe abundante agua en primavera-verano, si bien conviene que el sustrato se seque entre riego y riego. También es muy resistente a los vientos fuertes y secos así como a la salinidad.

Es más indicada para exteriores, pero en función de las condiciones, se puede utilizar como planta de interior siempre que esté bien iluminada y con algunas horas de solNannorrhops ritchiana silver Palmspace palmeras resistentes frio cold resistant palms  2013-09-01 13.59.45

ene 022014
 

Estos tratatamientos se basan en la aplicación de productos fitosanitarios, tales como insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc., que están compuestos de diferentes principios activos que combaten el amplio abanico de enfermedades que tienen las plantas.

Conviene destacar que para cada tipo de parásito hay una relación extensa de principios activos que los combaten. Sin embargo la oferta en el mercado se multiplica ya que cada marca comercial saca al mercado su producto con uno o varios principios activos para combartir uno o varios parásitos con el mismo producto. Conviente por tanto tener este concepto claro para no marearnos entre tanta oferta de productos fitosanitarios. Por otro lado tampoco hay que tener un producto para cada tratamiento, sino que será suficiente con uno o dos fungicidas y otros tantos insecticidas que cubran el espectro de posibles enfermedades. De esta manera al ir alternándolos evitaremos resistencias de las plagas.

Con respecto a los fungicidas, hay que tener en cuenta que además de atacar la plaga, si están hechos a base de cobre o de fósforo, también servirán como elemento nutricional para la planta, vigorizándola y reverdeciendola en el caso del cobre, y fortaliciendo las raíces en el caso del fósforo.

A continuación presentamos una tabla con los principales principios activos contra insectos que están entre los más utilizados, pero está lejos de ser una lista exhaustiva.

Es importante identificar el producto más adecuado contra la plaga que queremos combatir y respetar la dosificación que indica el fabricante, ya que una menor dosis haría el tratamiento poco efectivo y una dosis superior podría afectar al desarrollo de la planta además de crear resistencias en la plaga a medio y largo plazo.

Como referencia nosotros utiliamos como tratamiento preventivo insecticida de aplicación en nuestros viveros compuestos principalmente por palmeras, el clorpirifos 48 e Imidacloprid con aplicaciones mensuales alternas desde la primavera hasta el final del otoño con un máximo de 4 aplicaciones de Imidacloprid, según establece la normativa vigente.

tabla insecticidas palmspace

 

ene 022014
 

Al igual que todos nosotros, las plantas son seres vivos y como tales, aunque no nos guste, también se ponen enfermas. De hecho lo hacen con más frecuencia de la que nos gustaría, principalmente por falta de prevención. Como no pueden hablar y en general desconocemos que les puede pasar, muchas veces simplemente van enfermando cada vez más hasta que mueren o directamente las tiramos en vez de tratar de salvarlas. El motivo, no sabemos. Este artículo pretende dar un poco de luz al respecto para que la próxima vez que veas como una de tus plantas le pasa “algo”, al menos tengas unas pautas de cómo identificar lo que le pasa y tratar de poner remedio.

Las tres causas principales por las que las plantas se deterioran y enferman son:

  • Por plagas de insectos y otro tipo de parásitos
  • Por enfermedades producidas por hongos, bacterias o virus
  • Por causas ambientales o fisiológicas, principalmente debido a fallos en su cuidado o en su nutrición

Sin pretender ser una relación exhaustiva, ya que existen publicaciones especializadas que sí profundizan mucho más en la identificación de patologías, a continuación vamos a relacionar una serie de alteraciones generales que se dan con mayor frecuencia en plantas, si bien a veces puede ser difícil detectar el síntoma ya que éste puede deberse a una combinación de diferentes causas.

No obstante y dada la sensibilidad creciente hacia las plagas de las palmeras, dedicamos un artículo específico para las enfermedades y plagas más específicas de las palmeras.

Síntomas consecuencia de plagas de insectos y otro tipo de parásitos:

  • Galerías o minas -> larvas minadoras
  • Hojas con agallas o escrecencias -> insectos
  • Masas algodonosas pegajosas -> cochinillas
  • Mordeduras redondas o irregulares -> orugas, caracoles, saltamontes o escarabajos
  • Tallos cortados por el cuello o mordidos -> gusanos
  • Raices cortadas o roídas -> larvas de insectos

 

Síntomas consecuencia de hongos, bacterias o virus:

  • Manchas negras o rojizas, generalmente redondas u ovaladas -> hongos
  • Manchas amarillas y vellosidad blanco-grisácea en el envés de las hojas -> Mildiu
  • Pústulas blancas  -> Albugos
  • Hojas marrones que se van secando progresivamente -> hongos
  • Cuello o base del tronco ennegrecido ->hongos
  • Tallo en putrefacción con moho gris o blanco ->hongos
  • Raices negras ->hongos

 

Síntomas debido a fallos en el cuidado o en la nutrición de palmeras y plantas:

  • Planta marchita y hojas con la punta y el borde secos -> presencia de sales en la tierra o en el agua de riego
  • Planta alargada y pálida, con estructura débil -> falta de luz que obliga a la planta a buscarla alargándose con un desarrollo rápido mal consolidado
  • Desarrollo asimétrico o retorcido -> Luz predominante de un sólo lado o con obstáculos físicos o proximidad en contacto con otras plantas
  • Plantas jóvenes con poco crecimiento, poco desarrollo de las raíces y puntas de las hojas amarillas -> carencia de fósforo en el sustrato
  • Crecimiento escaso o muy lento -> carencia de nitrógeno en el sustrato
  • Crecimiento nulo con amarilleamiento en hojas y caída de éstas -> calcio en la tierra o en el agua en plantas que requieren sustratos y aguas con Ph ácido
  • Hojas amarillas y/o quemadas -> Exposición a sol directo en plantas no aclimatadas o heladas en invierno
  • Hojas con puntas secas -> Ambiente seco y/o falta de riego
  • Hojas con palidez en la coloración de las hojas -> falta de luz
  • Amarilleo rápido de las hojas -> clorosis hídrica
  • Hojas marrones y acartonadas -> exceso de abono
  • Ennegrecimiento de las hojas empezando por las más antiguas – > exceso de riego
  • Raíces podridas -> riego excesivo o estancado

 

Echando un vistazo rápido a estas tres relaciones de síntomas, podemos ver en un porcentaje elevado las causas se deben a problemas en la nutrición y el cuidado de las plantas, algo que depende de nosotros. Lo más grave es que  en muchas ocasiones esto tiene como consecuencia que las plantas sean más propensas a enfermar y por desconocimiento acaben muriendo.

De ahí la importancia de la prevención no sólo de las enfermedades por aplicación de insecticidas y fungicidas, de los que hablamos en el artículo “En qué consisten los tratamientos fitosanitarios”, sino también de darle a las plantas las mejores condiciones ambientales, nutricionales y de riego para que éstas se mantengan fuertes y de las que ya hablamos en los artículos sobre donde ubicar las plantaslos aspectos a tener en cuenta en el riego, o el abonado de las plantas.

Teniendo en cuenta estas sencillas pautas minimicemos el riesgo de que nuestras plantas sean atacadas por parásitos ya sean insectos, hongos y en general cualquier elemento nocivo para nuestras plantas.

dic 312013
 

En el artículo sobre los productos fitosanitarios, hablamos de sus características, principios activos y de cuáles eran los más adecuados para cada plaga. Ahora bien, de cara a su aplicación, esta puede estar condicionada a diversos factores tanto climáticos como a la propia naturaleza de las plantas que vamos a tratar. El conocimiento de dichos factores es básico a la hora de conseguir que el tratamiento sea efectivo:

Tipo de planta

Dependiendo del tipo de planta, la dificultad que encontremos a la hora de mojarla y su nivel de desarrollo podremos emplear un tipo de producto u otro y elegir entre diferentes métodos de aplicación.

Condiciones climáticas

El clima es un factor decisivo a la hora de realizar un tratamiento, condicionando su eficacia e incluso su toxicidad hacia el cultivo. Existen una serie de recomendaciones que deberemos seguir para evitar problemas causados por las condiciones climáticas.

Se deben evitar los tratamientos con lluvia o previsión de lluvias ya que el lavado del producto aplicado hará que perdamos casi totalmente la eficacia del tratamiento.

Ante temperaturas elevadas prestaremos especial atención al empleo de productos tóxicos por inhalación, ya que aumenta su volatilidad. Tampoco aplicaremos con aceites, ni espolvorearemos con azufre, ya que puede quemar las hojas.

En el caso opuesto de temperaturas bajas, no aplicaremos compuestos a base de cobre, ya que pueden resultar fitotóxicos.

En cuanto al viento, no aplicaremos espolvoreo ni atomización en presencia de vientos, aunque sean suaves (más de 15 km/h). Si las rachas de viento son más fuertes (más de 25 km/h) no es recomendable realizar tratamientos aéreos por la deriva del producto.

dic 052013
 

Abonar es a andar como fertilizar es a caminar, en conclusión, lo mismo. Es decir, en ambos casos estamos hablando de aportar al sustrato los nutrientes que la planta necesita para su adecuado desarrollo, en definitiva darles de comer.

Pero conviene aclarar esta no diferencia, ya que a veces se confunde el abono con el sustrato, puesto que éste suele venir sutilmente abonado, y por fertilizar si que se entiende efectivamente dar de comer a las plantas.

Y es que abonar/fertilizar no sólo es conveniente, sino necesario. El sustrato normalmente o bien no lleva nada de materia orgánica como es el caso de la fibra de coco, o bien lleva alguna aportación mínima que tiende a ser consumida en muy poco tiempo, como la turba. Si no hacemos aportes de nutrientes, la planta también se va desarrollando porque evidentemente la regamos, pero si la comparáramos con otra exactamente igual con los mismos cuidados pero además abonada convenientemente, observaríamos notables diferencias.

Por tanto, vista la necesidad de abonar, ahora se nos plantea la cuestión de cómo hacerlo.

Sin querer entrar en demasiada profundidad técnica en las necesidades de los diferentes nutrientes que necesita una planta, digamos por simplificar que necesita aporte de 13 elementos que se dividen en 6 macro elementos (nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio y azufre) y de 7 micro nutrientes (hierro, manganeso, Zinc, cobre, molibdeno, Boro y cloro). Estos últimos normalmente se requieren en muy poca cantidad.

Los abonos comerciales normalmente llevan una combinación de macro elementos en mayor concentración y dependiendo de su calidad, también una menor concentración de micro elementos. Estos abonos se suelen identificar por su concentración en nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K). De ahí que venga el nombre de los fertilizantes N-P-K que mediante 3 números, que indican el porcentaje que tienen de cada macro elemento.

Por poner un ejemplo visual, a continuación se muestran  imágenes de varios sacos de fertilizantes con distintas combinaciones de elementos:

Nitrofoska npk palmspace Nitrofoska npk palmspace 1 Scotts agrolution palmspaceScotts osmocote palmspace

Como se observa en las imágenes, son abonos de diferentes marcas, algunos de ellos en forma de grano de liberación lenta como el nitrofoska que dura entorno a 45 días, o de liberación muy lenta (los hay con duraciones de hasta 16/18 meses) y  otros en polvo que se dosifican con el agua de riego, pero todos identificados por la numeración NPK que informa de la cantidad de nitrógeno, fósforo y potasio que poseen.

Esta numeración tiene su importancia en función del tipo de cultivo que vamos a abonar, ya que cada elemento ejerce una función diferente sobre las plantas:

  • Nitrógeno para estimular el crecimiento rápido de la plata
  • Fósforo para estimular el desarrollo del sistema raticular de la planta.
  • Potasio para estimular la floración

Sin embargo vemos que hay abonos con fórmulas totalmente equilibradas (que no quiere decir que sean los más adecuados) hasta fórmulas con un nivel elevado de nitrógeno o de potasio. No vamos a entrar aquí a valorarlas, puesto que el fertilizante a emplear depende de cada tipo de planta e incluso de la época del año.

Por ejemplo, en la fase de floración será importante aportar un abono con un índice de potasio más elevado del tipo 12-12-17 y en la época de crecimiento aportar un abono con mayor porcentaje de nitrógeno del tipo 20-5-5, pero antes de ello será conviene asesorarse bien en función del tipo de cultivo que queramos abonar.

Nosotros en nuestros viveros, utilizamos varios productos para el abonado de las palmeras, pero principalmente utilizamos un abono de  liberación muy lenta(16/18 meses) con una composición 15-8-11 + 2MgO, muy equilibrada pero con algo más de nitrógeno para darle más vigor a la planta y con microelementos para que las palmeras no tenga ninguna carencia.

Everris osmocote palmspace

Estos abonos última generación permiten “olvidarse” de las necesidades nutricionales de la palmera ya que liberan más durante las épocas de más calor que es cuando la palmera realmente necesita más energía y menos cuando hace frío, donde liberan muy poco abono. Esta es la mayor diferencia con el abono convencional que se libera en función de la cantidad de agua con que se riega a la planta además de durar no más de 2 meses. Ese es uno de los motivos por los que puedan llegar a costar hasta 3 ó 4 veces más.

oct 282013
 

Es sin duda uno de los jardines botánicos más bonitos de España. Por supuesto gran parte del mérito es por su climatología subtropical, que lo hacen único por las especies que allí se pueden ver y que no es posible visitar en otros jardines botánicos del resto de España.

De hecho, su nombre es El Jardín de Aclimatación de la Orotava, ya que se crea en 1788, como consecuencia de la necesidad de aclimatar especies procedentes de los trópicos en un lugar del territorio español con la climatología apropiada.

Posee importantes colecciones de plantas tropicales y subtropicales de valor económico y ornamental, teniendo especial mérito las variedades de Palmeras, Bromeliáceas, Aráceas y Moráceas.

La superficie expositiva es, desde su creación, de 20.000 m2, con un programa de ampliación, actualmente en ejecución, para ajardinar y dotar de modernas instalaciones una superficie contigua de 40.000 m.

A pesar de su rica vegetación, este artículo se centra en la variedad y singularidad de palmeras que forman parte de su catálogo de especies.

Ficus macrophylla de 200 años

Ficus macrophylla de 200 años

Pero tampoco sería justo hablar del Botánico de Tenerife sin hacer una breve reseñar a su buque insignia, el Ficus macrophylla que con su 200 años es uno de las especies más destacadas.

Hemos optado por dividir este artículo en 3 entregas debido a la cantidad de palmáceas que sin duda vale la pena nombrar. Seguro que nos dejaremos algunas, ya que siempre que paseamos por jardines de esta categoría nos sorprenden especies que si bien pueden llevar allí años, e incluso décadas, parecen que las acaben de poner porque las veces anteriores no reparamos en ellas.

En este caso es “el bosque” el que no nos deja ver los árboles, ya que hay tal belleza en todas sus especies que es fácil pasar algo por alto.

Para distinguir las cuatro entradas en el blog, hemos seguido un criterio muy sencillo y fácil de interpretar, simplemente por orden alfabético del nombre científico de cada especie. Así en esta entrega nos quedaremos en la A y la C, comenzando por los Archontophoenix y finalizando en la Cryosophila.

Todas las fotografías que se exponen en este artículo y los siguientes de la misma serie se tomaron en la primavera de 2012.

 

Archontophoenix Cunninghamiana

Comenzamos esta palmera tropical original de Australia que puede soportar hasta 5 grados bajo cero y puede crecer hasta más de 20 metros de altura. De gran belleza, destaca por el color rojo de sus frutos y su verde capitel.

Archontophoenix Cunninghamiana

Archontophoenix Cunninghamiana

 

Areca Triana

La  Areca Trianda es una especie tropical que no soporta las heladas y que se caracteriza por su rápido crecimiento. Es original de los bosques tropicales de la India y el sudeste de Asia. Prefiere la sombra. Es una palmera muy agradable que produce hojas de hasta 2 metros de longitud y con un tronco muy delgado que puede alcanzar alturas de hasta 5 metros. Debido a su baja demanda de luz y sol, se puede utilizar como planta de interior en climas fríos.

Areca Triandra

Areca Triandra

 

Arenga Engreí

También conocida como Arenga o Palmera de Formosa, es original de Taiwan y Sur de Japón. Su nombre le viene del botánico alemán Engler. 

Se caracteriza por ser multi tronco que no suelen superar los 4 metros de altura, si bien el grupo de troncos puedo llegar a abarcar un área de unos 5 metros de diámetro. Tiene la particularidad como algunas otras especies de palmeras que muere tras completar su fructificación.

En cuanto a su resistencia se adapta bien a su cultivo en interior si bien puede soportar temperaturas de hasta 7 grados bajo cero.

Arenga Engleri  - Palmera de Formosa

Arenga Engleri – Palmera de Formosa

 

Arenga pinnata

También conocida como Palma de azúcar, este nombre le viene por su savia, que se usa comercialmente para obtener un azúcar que se conoce en la India como Gur. De ésta también se obtienen otros subproductos como el vinagre y el vino.

Es nativa de la parte más tropical de Asia entre el este de la India hasta el este de Malasia e Indonesia.

Al igual que el resto de arengas, no soporta las heladas, sino son débiles y de corta duración. Y prefiere suelo drenado y más bien ácido.

Su tamaño puede alcanzar hasta los 20 metros de altura, si bien cuando es joven se suele utilizar como planta de interior, ya que es en los estadios más jóvenes cuando destaca por su singular belleza.

Arenga Pinnata -  Palma de Azúcar

Arenga Pinnata – Palma de Azúcar

 

 

Brahea Aculeata

Originaria del norte de Méjico, es de crecimiento lento y se caracteriza por sus hojas de olor verde claro en forma de abanico.

Tolera muy bien la sequía, por lo que es ideal para los jardines de bajo mantenimiento, si bien tiene una buena capacidad de adaptación a una gran variedad de climatologías, desde templados cálidos hasta fríos, ya que puede soportar heladas moderadas.

Brahea Aculeata

Brahea Aculeata

 

Brahea Armata

Ya hablamos de esta palmera en un artículo específico, pero resumiendo diremos que es una palmera singular, bonita y resistente al frío, con hojas azul-verdes en forma de abanico. De crecimiento lento, puede llegar hasta más de 10 metros de altura y 40-50 cm de diámetro.

Resiste heladas de hasta 10 º C bajo cero y prefiere el pleno sol

Brahea Armata - Palmera Azul

Brahea Armata – Palmera Azul

 

Brahea Brandegeei

Originaria del Noroeste de Méjico, crece en los cañones y valles de Baja California. Similar a la Brahea Armata, puede llegar a medir más de 12m y unos 30cm de diámetro de tronco.

Es de crecimiento moderado y agradece el pleno sol que es donde adquiere el color ligeramente glauco característico.

Las hojas son ligeramente costapalmadas con un color ligeramente grisáceos o azulados por el envés, y pecíolos ligeramente dentados. Sus frutos son de un color pardo brillante con pintas o bandas más claras, y miden unos dos centímetros. Resiste heladas ligeras hasta 5 grados bajo cero.

Brahea  Brandegeei - Palma de San José

Brahea
Brandegeei – Palma de San José

 

Brahea Nítida

Originaria de  Méjico y Guatemala, esta es de las pocas Braheas que no tiene armadura en el peciolo. Su hoja se caracteriza por ser de un color verde brillante y el envés blanquecino.

El tronco alcanza los 10m de altura y unos 30cm de diámetro. Los frutos son pequeños de menos de 1,5cm de forma ovoide, negruzcos y con una punta rostrada.

Su crecimiento es lento y requiere suelos bien drenados y  pleno sol. No le gusta la humedad y es resistente a la sequía y a las heladas, llegando a resistir 8 grados bajo cero.

Brahea Nítida

Brahea Nítida

 

Butia Eriospatha

Originaria de Brasil, crece espontáneamente en los bosques de Araucarias, en elevaciones de 1000 metros sobre el nivel del mar, con inviernos fríos y húmedos y con temperaturas frescas en verano. De hecho esta Butia puede soportar hasta 12 grados bajo cero.
Tiene una envergadura de unos 6m de altura y su aspecto es  muy similar a la Butia capitata, si bien se distingue su tronco algo más oscuro. Sus hojas son glaucas con un peciolo robusto y espinoso. Los frutos son globosos de unos 2cm de diámetro y amarillos cuando son maduros, siendo su pulpa dulce y comestible.

Butia Eriospatha - Butia Lanosa

Butia Eriospatha – Butia Lanosa

 

Butia Paraguayensis

Su habitat natural va desde el Norte de Argentina hasta el centro de Brasil, pasando por Paraguay y Uruguay.

Es una especie de Butia enana ya que su tronco único es generalmente subterráneo que no llega a medir los 20 centímetros de diámtero y como máximo llega a medir 2 metros de altura. Su fruto es de color amarillo parduzco, de hasta 4 dentímetros de diámetro.

Se utiliza en jardines templados y subtropicales donde puede llegar a tolerar tanto el calor del verano como los fríos inviernos, llegando a soportar hasta 12 grados bajo cero. Es tolerante a la sequía y prefiere el pleno sol y suelos bien drenados.

Butia Paraguayensis

Butia Paraguayensis

 

Carpentaria Acumiata

Originaria del norte de Australia, tiene un porte delgado y elegante con unas hojas curvadas en forma de V. Es apropiada para los climas tropicales y subtropicales suaves, ya que resiste muy ligeras heladas de hasta 1 grado bajo cero.

Su desarrollo es rápido y puede alcanzar los 12 m de altura si están a pleno sol.

Carpentaria Acumiata - Palma Carpentaria

Carpentaria Acumiata – Palma Carpentaria

 

Caryota Mitis

Palmera originaria del sureste de Asia, posee varios estípites  delgados que pueden alcanzar una altura de hasta 12 m. No tiene  capitel y al igual que el resto de Caryotas, cada tronco muere al florecer.

Su crecimiento es  bastante rápido, pero no resisten las heladas por lo que hay que protegerlas en invierno en los meses más fríos.

Caryota Mitis

Caryota Mitis

 

Ceroxylon Alpinum

Originaria de Colombia y Venezuela, su habitat natural se encuentra en bosques entre los 1500 y 2000 metros de altura.

Su tronco puede alcanzar los 20 metros de altura y hasta 30 centímetros de diámetro.

Se caracteriza por sus pinnas o ramas regularmente dispuestas. Su inflorescencia es de un color rojo intenso. Prefiere un clima templado y suave , y no le gusta el clima demasiado cálido. Su crecimiento es muy lento.

Ceroxylon Alpinum

Ceroxylon Alpinum

 

Chamaedorea Glaucifolia 

Originaria de la selva mexicana, se caracteriza por tener un tamaño medio y delgado, de unos 2-4 cms de diámetro y con anillos prominentes, que alcanza hasta 5 metros de altura. Sus hojas pinnadas de hasta 2 metros de longitud son finas con un ligero tono azulado y por la disposición de los foliolos en varios planos tiene un aspecto plumoso.
Le gustan los lugares cálidos, protegidos y húmedos. Su fruto es globoso y de color negro.
Chamaedorea Glaucifolia

Chamaedorea Glaucifolia

Chamaedorea Microspadix
Originaria del Golfo de México, habita en bosques húmedos de elevaciones medias, generalmente en piedra caliza, soportando temperaturas de las 10 grados bajo cero. Crece en grupos con tallos delgados, de un par de centímetros de diámetro y hasta 3 metros de altura. Sus hojas son pinnadas, reduplicadas y ligeramente caídas.

Chamaedorea Microspadix

Chamaedorea Microspadix

Chamaedorea Pochutlensis
Originaria del oeste de México vive en los bosques húmedos de la vertiente del Pacífico hasta los 2000 metros de altitud. Se disponen en agrupaciones, destacando sus tallos verdes y delgados de color verde brillante.
Chamaedorea Pochutlensis

Chamaedorea Pochutlensis

 

Chamaedorea Tepejilote

Originaria de América Central vive en bosques húmedos en la vertiente del Pacífico y del Atlántico desde el nivel del mar hasta los 1.600 m de altitud.
Es una de las Chamaedoreas con el tronco mayor, con un diámetro que puede llegar hasta los 8 centímetros y una altura de unos 6,5 metros.

Chamaedorea Tepejilote

Chamaedorea Tepejilote

 

Chamaedorea Woodsoniana

Originaria de América Central, se puede encontrar en bosques hasta 2000 metros de altitud. Su tronco puede alcanzar los 10 centímetros de grosor y hasta 12 metros de altura.

Chamaedorea Woodsoniana

Chamaedorea Woodsoniana

 

Chamaerops Humilis var. Argentea / Cerifera

También conocida como Palmito Azul, es una variedad que llama la atención por sus hojas en forma de abanico abierto y su color azulado/plateado. Alcanza una altura de entre 2 y 5 metros pero en cambio puedo tener bastante anchura ya que produce numerosos retoños.Es muy resistente al frío y a la sequía, resistiendo hasta 12 grados bajo cero.
Su origen se sitúa en las montañas del Atlas en Marruecos donde crece hasta 1.700 m de altitud.
Chamaerops Humilis variedad Argentea

Chamaerops Humilis var. Argentea / Cerifera

 

Coccothrinax Argentea

Originaria de la República Dominicana y Haití, se encuentra en áreas abiertas o pinares sobre suelos rocosos calcáreos. Se dispone de manera solitaria, aunque algunas veces forma agrupaciones.
Su tronco puede alcanzar los 10 metros de altura. Requiere pleno sol y un suelo bien drenado.
Las hojas muy jóvenes se comen como un vegetal y también se utiliza con fines medicinales.
Coccothrinax Argentea

Coccothrinax Argentea

 

Cryosophila sp

Originaria de Centroamérica y el noroeste de Colombia. El nombre del género significa amante del frío.

Cryosophila sp

Cryosophila sp

oct 152013
 

Evidentemente cada cultivo, planta, árbol, palmera, requiere un tamaño adecuado de maceta en función de su desarrollo vegetativo. No vamos a entrar en este tema porque sería bastante complejo y variado. Sin embargo si vamos a tratar de explicar la importancia de elegir el tamaño adecuado para el crecimiento de nuestras plantas y no caer en el error de saltar demasiados pasos en el tamaño de la maceta. Es por ello que decimos que el tamaño de la maceta si que importa.

¿Por qué?

Lo explicaremos con un ejemplo de cómo se gestionan los trasplantes en los viveros. Poniendo el ejemplo de las palmeras, están surgen de la germinación de una semilla que una vez germinada se coloca en un semillero. Los semilleros son bandejas llenas de huecos a modo de mini macetas donde lo habitual es ponerlas en bandejas de 40 semilleros (aunque depende de la especie) que suelen tener unos 200 centímetros cúbicos de capacidad, algo menos que el equivalente aproximado de una vaso de agua. En condiciones normales pasa un año, la palmera enraíza y se trasplanta a una maceta del 12 o el 14, que nos indica el diámetro de ésta y que tiene un volumen aproximado de entre 1 y 1,5 litros. Pasados uno o dos años dependiendo del ritmo de crecimiento y enraizamiento se pasa a un tamaño del 20 ó 22, equivalente a unos 5 ó 7 litros. Vuelven a pasar otro par de años y entonces ya se puede saltar a tamaño 30 ó 35 yéndonos a unos 17 ó 24 litros de capacidad, y así sucesivamente. No existe una norma fija, pero saltar a un volumen de maceta unas 3 veces en volumen puede ser razonable o incluso a un volumen algo menor.

Tamaños de macetas utilizadas en viverismo

Tamaños de macetas utilizadas en viverismo

De hecho si hubiéramos tomado dos plantones idénticos y a uno lo hubiéramos trasplantado directamente a la maceta de mayor tamaño y el otro lo hubiéramos trasplantado sucesivamente en distintos tamaños, el resultado seria que la que ha recibido sucesivos trasplantes es una planta con más consistencia y con mayor capacidad de crecimiento que la primera.Pues muy sencillo, porque para empezar la planta no habría crecido más rápido y en segundo lugar no tendríamos una planta tan sólida como la que ha ido consolidando el cepellón en sucesivas capas.

Esto tiene su explicación lógica. Cuando las raíces de las plantas tocan las paredes, van dando vueltas alrededor de la maceta lo cual hace que las raíces se encuentren mejor aireadas que si están dentro del cepellón. Por otro lado se consolida su sistema radicular. Evidentemente dentro de un orden, pues si dejamos demasiado tiempo la planta en la misma maceta y sus raíces ya la han ocupado completamente, en ese caso si que se ralentizaría su crecimiento al no poder desarrollar más raíces.

Por otro lado también hay un tema adicional de eficiencia en el abonado. Si tenemos una planta pequeña en una maceta muy grande donde sus raíces ocupan no mas del 5 ó 10 % del volumen de la maceta y estamos abonando, el abono se repartirá entre todo el sustrato de la maceta, mientras que la planta sólo podrá absorber el que esté cerca de sus raices, quedando el resto sin uso.

Conclusión, si no hay mas remedio se puede trasplantar con grandes transiciones, pero si es posible, mejor hacerlo progresivamente, conseguiremos plantas más resistentes y vigorosas.

 

oct 152013
 

Otro gran dilema !!!!

Hace ya algún tiempo compré una planta, me he preocupado de cuidarla bien, ubicarla en un sitio adecuado y hasta he podido resistir la tentación de regarla sin parar salvándola de un final asfixiante. He sido capaz de hacer  todo eso y por lo tanto está más crecida y ya va pidiendo trasplante, porque las raíces han ocupado todo el cepellón. Llegó por tanto el gran momento de su trasplante.

En otro artículo hablamos sobre el tamaño más adecuado para el trasplante, pero en este nos ocupamos del sustrato que debo aportar a la nueva maceta para que nuestra planta, palmera, arbusto, etc., mantenga en mismo vigor y siga creciendo sana y fuerte.

Hay que tener en cuenta que el sustrato es el medio sobre el que plantas desarrollan sus raíces, actuando como medio de anclaje  y como fuente de nutrientes. Por lo tanto el asunto también tiene su miga, ya que todos los sustratos no actuan de la misma manera.

Turba, arena, fibra de coco, estiércol, compost, mantillo, perlita, etc., son sólo algunos de los tipos de sustrato que bien solos o mezclados se utilizan habitualmente.

Y se suelen mezclar principalmente porque cada uno tiene unas propiedades complementarias. Por ejemplo el mantillo, compost, turba, son ricos en materia orgánica y tienen una muy buena capacidad de retención de la humedad, pero en consecuencia son más propensos a que el agua quede retenida y a que se produzcan encharcamientos. Por ello se suelen mezclar con arena o con fibra de coco que si bien no aportan nutrientes, si que airean el sustrato y de esa manera se mejora la estructura del mismo.

De hecho, es más importante que el sustrato tenga una buena estructura que una buena riqueza de origen.

 

¿Por qué es importante la estructura del sustrato?

Pues porque la estructura no se puede modificar mientras que la riqueza se puede mejorar con abonados. No hay nada peor que utilizar sustratos que tienden a apelmazarse cuando se secan, lo que produce que las raíces no se puedan desarrollar adecuadamente.

Por otro lado si utilizamos sustratos más aireados aunque no tan ricos en nutrientes, las raices tendrán mucha más facilidad para crecer lo que contribuirá a un mejor desarrollo de la planta. Y cómo mejoramos los nutrientes, mediante abonados periódicos. Por ejemplo, nosotros utilizamos fibra de coco como sustrato de nuestras palmeras y resto de especies, y las aportaciones de nutrientes las hacemos mediante el aporte en el trasplante de abonos de liberación lenta de hasta 16/18 meses que se mezclan con el sustrato. De esta manera nos aseguramos una buena aireación y drenaje y un aporte adecuado de nutrientes durante un periodo de tiempo bastante largo. Estos abonos no son baratos pero aseguran una buena aportación de nutrientes a lo largo del ciclo de crecimiento, ya que liberan más nutrientes cuando la temperatura es más elevada y por tanto la palmera necesita más energía, y menos durante los meses más fríos. Precisamente en hablamos de este tema en otro artículo.

Otro factor a tener en cuenta es la acidez del sustrato. La acidez se mide mendiante el Ph que es una medida que adquiere valores desde el 0 (máxima acidez) al 14 (mínima acidez) siendo el 7 el nivel de Ph neutro. Las plantas en general viven en tierras que oscilan entre el 4 y el 8 y la mayoría entre 6 y 7, es decir, con una cierta tendencia a entornos ácidos.

Por ejemplo las palmeras, salvo excepciones, se comportan muy bien en sustratos ligeramente ácidos, con Ph entre 6 y 7. Sin embargo otras especies como las Hortensias y Gardenias prefieren sustratos muy ácidos con Ph entre 4 y 4,5. Menos acidez (Ph entre 5 y 6) requieren especies como Begonias, Ficus y Brezo. Circulan tablas por internet  y sobre todo en publicaciones especializadas con el nivel de acidez que requieren la mayoría de las especies comunes.

 

¿Cómo mido la acidez del sustrato?

Toda esta explicación está muy bien pero de poco sirve si no tenemos herramientas para medir la acidez del sustrato y ser capaces de corregirla.

Para medir el Ph del sustrato hay varios métodos, desde más caseros hasta más profesionales, todos ellos descritos en un artículo específico de nuestro blog.

 

¿Y cómo corrijo el nivel de acidez?

Hay también sistemas sofisticados y productos químicos que configuen corregirlo, pero los métodos más sencillos son los siguientes:

  • Para bajar el Ph a un nivel ácido, aportaremos materia orgánica o estiércol en su caso. Éstos, en su descomposición tiene una reacción ácida y sobre todo se puede adquirir en cualquier centro de jardinería. La turba rubia por ejemplo, tiene pH 3,5, y mezclado con el sustrato conseguiremos reducir el Ph. Otros métodos consisten en aportar sulfato de hierro o azufre o incluso directamente compensarlo en el agua de riego aportando ácidos nitrogenados o fosfóricos.
  • Para subir el Ph, las enmiendas se realizan en base a óxidos e hidróxidos de cal, carbonatos cálcicos (calizas) o directamente con sulfato cálcico, es decir, con yero.

La corrección del nivel de acidez es importante porque de ello depende que la planta absorba los nutrientes que hay disponibles ya sea de forma natural en el sustrato o mediante abonados adicionales.

 

¿Y si no me quiero complicar la vida con tanta medición y corrección?

Pues entonces aquí tienes una combinaciones de turba con mantillo y arena en proporción 2-3-1 que se puede considerar como un estándar en el que generalmente todas las plantas se desarrollan adecuadamente.

Turba

Turba

Fibra de coco prensada

Fibra de coco prensada

Fibra de coco hidratada

Fibra de coco hidratada

Estiercol

Estiercol

Compost

Compost

Perlita

Perlita