may 072013
 

Este articulo pretende dar unas pautas sobre como mantener y cuidar una palmera trasplantada a una maceta con sistema de autoriego. Concretamente se ha utilizado como ejemplo y para ilustrar las explicaciones, un Trachycarpus Wagnerianus trasplantado de maceta de 5 litros a maceta ciega de 9 litros.

La Palmera

El Trachycarpus Wagnerianus es una palmera muy resistente al frío y al viento, y en general a las enfermedades, lo cual la convierten en una palmera muy duradera. Sin embargo hay que tener en cuenta una serie de pautas de mantenimiento mínimas para poder disfrutar de esta palmera durante muchos años. Mas información sobre esta especie en esta entrada del blog.

Trachycarpus wagnerianus promo CSIC conjunto

La maceta

La  maceta elegida es de fondo cerrado, fabricada con polipropileno que es resistente tanto a los rayos UV como al hielo. Es por tanto una maceta diseñada tanto para uso interior como exterior.

Exposición a la intemperie

El Wagnerianus tolera perfectamente la exposición a pleno sol. Sin embargo, siempre que compramos una planta, es conveniente preguntar cuáles han sido sus condiciones ambientales durante los últimos meses. Lo normal es que su origen sea un umbráculo o invernadero. Éstos  suelen utilizar mallas de sombreo, por lo que no habrá tenido exposición directa al sol. Por tanto no conviene que durante los primeros meses esté expuesta directamente a pleno sol durante todo el día. Sin embargo no es problema que esté expuesta al sol durante algunas horas, al menos hasta pasados unos meses y después de un periodo razonable de aclimatación, especialmente si esto se produce durante los meses de verano.

La única precaución de colocarla en exterior descubierto es vigilar el depósito de agua después de lluvias por encima de los 20 litros por metro cuadrado. En caso de encharcamiento por exceso de riego o por lluvia, y cuando el indicador de agua supere el nivel máximo, se deberá realizar un vaciado a la mayor brevedad posible. Esto se realizará con un tubo flexible y transparente que se introducirá en el depósito a través del tubo de riego. Para más información sobre este tema, te sugerimos que visites  nuestra entrada en el blog.

Abonado

En cuanto a sus cuidados, si el trasplante se realizó con abono de liberación lenta para 10/12 meses, durante el primer año no será necesario que la abones. Transcurrido ese tiempo se recomienda utilizar abonos líquidos, considerando el sistema de riego de la maceta. De todas formas cuando la trasplantes te recomendamos que mezcles en el sustrato abono de liberación lenta de larga duración. De esa manera te aseguras que la planta está abonada durante varios meses sin correr el riesgo de excederse ni dejarla sin nutrientes.

Riego

Se recomienda vigilar la humedad del sustrato, además del nivel de agua de la maceta. A diferencia de otros sistemas de autoriego, esta maceta incorpora en su depósito inferior arlita expandida, que tiene la propiedad de retener la humedad, por tanto es posible que aunque el depósito no contenga agua, la parte baja del sustrato mantenga todavía un nivel de humedad elevado. De todas formas la propia varilla de bambú que está alojada en el tubo de riego es un testigo del nivel de humedad ya que cuando la saques, aunque no haya indicios de agua, si verás si todavía esta húmeda en el extremo, señal de que la maceta todavía está con humedad. No obstante ante la duda, introduce un dedo o la propia caña de bambú en el sustrato para verificar que efectivamente es necesario volver a regar.

Como norma general, cuando el sustrato está con poca humedad, la maceta admitirá entre 1 y 1,5 litros de agua hasta el límite máximo marcado por la caña de bambú.

Tratamientos fitosanitarios

Los tratamientos tanto fungicidas como de insecticidas es conveniente realizarlos de forma periódica y preventiva, con un máximo de 6/8 semanas entre tratamientos. Aunque hay productos fitosanitarios sistémicos que se aplican de forma aérea y se trasmiten al sistema raticular protegiendo a las raíces de enfermedades, es conveniente aplicar estos productos, además de a la parte aérea, directamente al sustrato a través del agua de riego.

Trasplante

El caso de esta palmera, una vez trasplantada de un contenedor de 5 litros a uno de 9 litros, su trasplante no será necesario hasta pasados al menos un par de años. Sin embargo, bajo determinadas condiciones es posible que la planta crezca más de lo habitual y que por tanto sea recomendable hacerlo al cabo del año.

Recomendamos utilizar para ello la fibra de coco, ya que es de los soportes que más tiempo mantiene sus cualidades intrínsecas ademas de tener un drenaje muy bueno.

Cuando se produzca el cambio de maceta, es recomendable utilizar el abono de liberación lenta de larga duración mezclado con el sustrato. De esta forma las raíces absorberán mucho mejor y de forma más homogénea sus nutrientes que si se realiza un abono superficial.