jun 052013
 

Cuando compramos una planta en un garden para disfrutarla en nuestra casa, la adquirimos con la típica maceta color negro o terra (naranja/marrón) tal y como la producen en el vivero. Una de las primeras decisiones que tenemos que tomar es dónde ubicarla y cómo la vamos a decorar para que además de contemplar su belleza intrínseca (como ser vivo vegetal), podamos tambien integrarla en nuestro espacio con un macetero decorativo.

Una vez elegido el macetero, existen dos posibilidades:  ”dejar caer” la maceta dentro del macetero (que será objeto de un nuevo artículo publicado próximamente) o bien trasplantarla e integrarla en su nuevo espacio.

En este artículo explicaremos como integrar la planta en su nuevo macetero decorativo y además como prepararle un sistema de autoriego específico, ya que muchas de las macetas decorativas no vienen con este sistema incorporado. Además la preparación es relativamente sencilla y económica.

Comenzaremos por describir los materiales y elementos necesarios para llevar a cabo esta tarea:

Materiales macetero autoriego casero maceta decorativapalmspace JL3_0751

Elementos de un macetero con sistema de autoriego

Planta y macetero

Aunque parezca obvio, es recomendable que el macetero tenga al menos el doble de volumen que la maceta en la que se encuentra actualmente la planta. Por ejemplo si la planta está en un contenedor de entre 4 y 5 litros, como es el caso del ejemplo, el contenedor donde va a ser trasplantada deberá estar entre 8 y 10 litros como mínimo. Tampoco conviene irse al extremo y trasplantar una planta con maceta de 5 litros en otra de 25. En nuestro caso la maceta tiene un volumen de 4,5 litros y el contenedor decorativo seleccionado tiene 9 litros de capacidad total. Hemos elegido un macetero de polipropileno que resiste a los rayos UV y por tanto condiciones de exterior sin perder calidad ni color.

Sistema de autoriego

Hay varias maneras de realizar un sistema de autoriego. Desde los comerciales y más sofisticados, aunque tambien caros, hasta sistemas más sencillos, igualmente prácticos y funcionales pero mucho más económicos. Además éstos tienen la ventaja de que tú mismo te puedes convertir una maceta que te guste en una maceta de autorriego.

En nuestro caso utilizamos arlita para el fondo. La arlita es arcilla expandida que tiene entre otras propiedades la de retener la humedad. También utilizamos un trozo de malla antihierva que hará de separador entre las raíces de la planta y la propia arlita evitando que se mezclen. No sería inconveniente que se mezclara, pero de esta forma evitamos que las raíces tiendan a seguir bajando al fondo del macetero y por tanto estar expuestas a encharcamiento por estar en contacto directo con el depósito de agua.

También utilizamos un tubo hueco de PVC, plástico o similar  que nos servirá para rellenar el depósito con agua

Por ultimo, el sistema de autorriego lo completa una varilla de bambú que nos permitirá vefificar el nivel de agua en el fondo del depósito.

Materiales macetero autoriego casero en maceta decorativa palmspace JL3_0752

Sustrato

Hay muchos tipos de sustratos. Nosotros utilizaremos en esta ocasión la fibra de coco que tiene mayor durabilidad que otros sustratos como la turba, posee un buen sistema de drenaje que es lo más conveniente para las palmeras y en general para la mayoría de plantas, y además es muy limpio a la hora de trabajar con él. El único pero es que no retiene tanto la humedad como la turba, pero para según que cultivos, puede ser más interesante para que las raíces se aireen y oxigenen más y por tanto mejoren su crecimiento.

Materiales macetero autoriego casero en maceta decorativa palmspace JL3_0753

Abono

Cuando se realiza el trasplante, es un buen momento para incorporar al sustrato un buen abonado de fondo mediante abono de liberación lenta de larga duración. Este permite dosificar a la planta la nutrición necesaria de manera contínua, ya que las plantas al igual que las personas, comen y beben todos los días. Evidentemente en función del volumen del cepellón hay que añadir más abono en base a unas medidas que dependen de cada fabricante. En concreto el abono utlilizado en esta ocasión es Osmocote exact de 8/9 meses de duración y que garantiza una curva continua de liberación del abono a lo largo de todo su periodo de vigencia, liberando más cuando hace más calor, para que la planta tenga más energía en su proceso de crecimiento, y menos cuando hace frío.

Decoración

El punto decorativo lo componen además de la maceta, las piedras que la coronan. En este caso se han elegido para contrastar con el gris antracita del macetero, piedras de marmolina blanca que las colocaremos directamente encima del sustrato. En este caso y dadas las características de la fibra de coco en cuanto a limpieza y drenaje, se pueden colocar directamente sobre ésta sin necesidad de ningún elemento intermedio separador.

MONTAJE 

Tal y como se ilustra en las fotografías, iremos describiendo paso por paso la secuencia de tareas a realizar:

Secuencia preparacion maceta sistema autoriego palmspace

Secuencia de preparación del macetero con sistema de autoriego

1-2. Tomar la maceta elegida y verter sobre ella las bolas de arlita con una altura total total de unos 3/4 centímetros. Colocar el tubo de riego asegurándose que llega hasta el fondo de la maceta sin que ninguna bola de arlita queda alojada en su interior.

3- Colocar la malla antihierba sobre el lecho de arlita.

4- Colocar una pequeña capa de sustrato encima de la malla antihierba.

5- Esparcir los granos del fertilizante sobre el sustrato. Aproximadamente la mitad de la cantidad total a aportar a la maceta.

6- Volver a colocar otra capa de sustrato hasta la altura suficiente para que una vez coloquemos la planta trasplantada, el nivel superior de ésta, esté ligeramente por debajo de la parte superior de la nueva maceta.

Secuencia 2 preparacion maceta sistema autoriego palmspace

Secuencia de preparación del macetero con sistema de autoriego

7- Sacar el cepellón de la planta de la maceta para verificar que está bien y con las raíces sanas.

8- Introducir el cepellón en la nueva maceta aprovechando para centrarlo bien y ponerlo en posición vertical. Este es un buen momento para corregir posibles inclinaciones o derivas que pudiera tener la planta original en su maceta anterior.

9-Verter el resto del abono mezclándolo con el sustrato progresivamente.

10- Acabar de rellenar la maceta con sustrato asegurandose de dejarlo bien apretado para que no queden huecos de aire que serían perjudiciales para la planta y que ésta se queda en la posición correcta.

Fin – El tabajo se finaliza añandiendo las piedras decorativas y regando despacio hasta que el nivel de agua llegue a la marcha indicada en el la varilla de bambú que dejaremos metida en el tubo.

Ahora solo te queda disfrutar de tu palmera y cuidarla bien. Para saber como cuidar mejor las plantas que se encuentran en maceteros con sistema de autoriego, visita esta entrada en el blog.

may 092013
 

Varias son las ventajas que tienen los maceteros con sistema de autoriego.  La primera y principal, es la autonomía que tiene la propia planta de absorber el agua que necesita gracias al depósito situado en la parte inferior.

Desde el punto de vista del mantenimiento y en relación con el punto anterior, esto permite que los riegos se distancien desde un par de veces al mes hasta diferirlos varios meses, dependiendo de la estación del año, la ubicación de la planta y si está en el interior o exterior. Esto da mucha versatilidad sobre todo a aquellas personas que tienen casas de campo o segundas residencias que no visitan frecuentemente, y a pesar de ello no quieren renunciar a tener su plantas bien atendidas .

Sin embargo este sistema también tiene algún inconveniente. Dado que no hay drenaje en la parte inferior de la maceta, corremos el riesgo de un exceso de riego que en función de la naturaleza de la planta podría derivar en la pudrición de las raíces, y por tanto en la muerte de la planta. Este problema se agrava cuando además la maceta está en el exterior expuesta a la lluvia, ya que en caso de lluvias abundantes, podría llegar no solo a llenar el depósito de agua, sino encharcar completamente la maceta. En este caso sería necesario un vaciado manual tal y como se detalla en otro artículo del blog.  Una forma de prevenir el problema de las lluvias abundantes y por tanto sólo aplicable a plantas de exterior, sería hacer un pequeño orificio en la maceta a la altura del nivel máximo indicado por el testigo de nivel. De esta manera aunque la maceta se llenara de agua, ésta drenará por el orificio practicado, sin que por ello se pierda el agua contenida en el depósito.

Otro inconveniente bastante común es la generación de hongos en el sustrato. Estos vienen ocasionadas por la humedad prolongada y combinados con temperaturas cálidas. Evidentemente esta circunstancia es más propensa a suceder en los meses de verano, pero hay que estar alerta durante todo el año.

Para prevenirlos lo mejor es establecer una rutina de control. Además de utilizar los fungicidas que se aplican mediante difusores en la parte aérea de la planta (tronco, ramas y hojas) el mejor sistema preventivo es añadir junto con el agua de riego, un fungicida sistémico que atacará directamente a los hongos que se generen en el sustrato.  Incorporar estos productos con el agua de riego cada 6 u 8 semanas será más que suficiente para mantener una planta sana y libre de enfermedades.

Tampoco hay que abusar de estos productos, ya que aunque no son dañinos para la planta, pueden crear resistencias en los parásitos a medio plazo, y por tanto dejar de hacer efecto. Por ello también es conveniente alternar los productos. De esta forma minimizaremos los efectos de estas resistencias.

Junto con el fungicida y bajo las mismas pautas, también es conveniente aplicar un insecticida tanto a la parte aérea como al sustrato.

Si estás interesado en conocer como convertir uno de tus maceteros favoritos en un macetero con sistema de autoriego, consulta este artículo.

may 092013
 

Ya comentamos en otro artículo las ventajas e inconvenientes de los sistemas de autoriego, y una de ellas era el sobre regado de la planta.

Todas las macetas tienen unos testigos con el máximo nivel de agua que se ha de añadir. Sin embargo ya sea por descuido o por tener situada la maceta en exterior sin cubierta que la proteja, se pueden producir excesos en el agua de riego. Hay especies vegetales que aguantan sin problemas encharcamiento en las raíces, pero otras como las palmeras, requieren normalmente de sustratos bien drenados. Por tanto no les gusta nada el encharcamiento de su sistema raticular.

Los descuidos vienen provocados principalmente por regar la planta de manera convencional en vez de utilizar el tubo de riego. Lo que suele suceder es que echamos agua, comprobamos inmediatamente el nivel del agua en el tubo y como no se eleva seguimos echando más y más. En función de la densidad del sustrato, el drenaje hacia la parte baja de la maceta puede ser más o menos rápido, por lo que si nuestro sustrato es muy denso y por tanto, lento en el drenaje, probablemente pasarán algunos minutos antes de que todo el exceso del agua que no retenga el sustrato baje al depósito de agua. Por ello y como norma general, es conveniente echar una parte del agua que consideremos razonable, esperar unos minutos y verificar el nivel para seguir añadiendo, si procede, más agua a la maceta.

El tener la maceta al exterior puede provocar, después de lluvias relativamente intensas, que se llene el depósito de la maceta más allá del límite máximo y por tanto encharque parte del sustrato de la planta.

En cualquier caso la solución es relativamente sencilla. En primer lugar debemos retirar el testigo de nivel de agua del tubo de riego. Una vez liberado el tubo, introduciremos en él un tubito de plástico transparente flexible hasta el fondo  de la maceta. Este tubito debe ser al menos el doble de largo que la altura de la maceta.  A continuación aspiraremos el agua por el tubo de plástico transparente hasta que lo veamos salir de la maceta (utilizar un tubo opaco no permitiría visualizar el nivel del agua absorbida y correríamos el riesgo de ingerirla).

 

palmspace maceta autoriego vaciado decoracion JL3_1307

Ejemplo de extracción de agua con tubo de plastico transparente

Una vez el nivel del agua ha sobrepasado el nivel superior de la maceta, tapamos con el dedo índice el extremo por el que estamos absorbiendo y lo llevamos sin destaparlo hasta el nivel inferior de la maceta. A continuación soltamos el dedo destapamos el tubito. Lo que se produce en este momento es  lo que técnicamente se conoce como el principio de los vasos comunicantes por el que el líquido que está dentro de la maceta saldrá por el tubito trasparente hasta un recipiente que habremos preparado para evitar derramar el agua en el suelo. Por este motivo es necesario que el tubito que introducimos en el depósito de la maceta tenga al menos el doble de su altura ya que lo tenemos que llevar por dentro hasta el fondo de la maceta y por fuera también para que se produzca el efecto de vaciado.

Es recomendable vaciar totalmente el depósito de la maceta, ya que al igual que comentábamos anteriormente sobre la velocidad con la que el sustrato drena, es posible que si éste tuviera mucho agua acumulada, después de vaciar el depósito completamente todavía se rellene parcialmente como consecuencia de dicho drenaje.

Después de esta operación, es conveniente dejar tiempo hasta volver a regar para que se libere progresivamente la humedad acumulada dentro de la maceta.

may 072013
 

Este articulo pretende dar unas pautas sobre como mantener y cuidar una palmera trasplantada a una maceta con sistema de autoriego. Concretamente se ha utilizado como ejemplo y para ilustrar las explicaciones, un Trachycarpus Wagnerianus trasplantado de maceta de 5 litros a maceta ciega de 9 litros.

La Palmera

El Trachycarpus Wagnerianus es una palmera muy resistente al frío y al viento, y en general a las enfermedades, lo cual la convierten en una palmera muy duradera. Sin embargo hay que tener en cuenta una serie de pautas de mantenimiento mínimas para poder disfrutar de esta palmera durante muchos años. Mas información sobre esta especie en esta entrada del blog.

Trachycarpus wagnerianus promo CSIC conjunto

La maceta

La  maceta elegida es de fondo cerrado, fabricada con polipropileno que es resistente tanto a los rayos UV como al hielo. Es por tanto una maceta diseñada tanto para uso interior como exterior.

Exposición a la intemperie

El Wagnerianus tolera perfectamente la exposición a pleno sol. Sin embargo, siempre que compramos una planta, es conveniente preguntar cuáles han sido sus condiciones ambientales durante los últimos meses. Lo normal es que su origen sea un umbráculo o invernadero. Éstos  suelen utilizar mallas de sombreo, por lo que no habrá tenido exposición directa al sol. Por tanto no conviene que durante los primeros meses esté expuesta directamente a pleno sol durante todo el día. Sin embargo no es problema que esté expuesta al sol durante algunas horas, al menos hasta pasados unos meses y después de un periodo razonable de aclimatación, especialmente si esto se produce durante los meses de verano.

La única precaución de colocarla en exterior descubierto es vigilar el depósito de agua después de lluvias por encima de los 20 litros por metro cuadrado. En caso de encharcamiento por exceso de riego o por lluvia, y cuando el indicador de agua supere el nivel máximo, se deberá realizar un vaciado a la mayor brevedad posible. Esto se realizará con un tubo flexible y transparente que se introducirá en el depósito a través del tubo de riego. Para más información sobre este tema, te sugerimos que visites  nuestra entrada en el blog.

Abonado

En cuanto a sus cuidados, si el trasplante se realizó con abono de liberación lenta para 10/12 meses, durante el primer año no será necesario que la abones. Transcurrido ese tiempo se recomienda utilizar abonos líquidos, considerando el sistema de riego de la maceta. De todas formas cuando la trasplantes te recomendamos que mezcles en el sustrato abono de liberación lenta de larga duración. De esa manera te aseguras que la planta está abonada durante varios meses sin correr el riesgo de excederse ni dejarla sin nutrientes.

Riego

Se recomienda vigilar la humedad del sustrato, además del nivel de agua de la maceta. A diferencia de otros sistemas de autoriego, esta maceta incorpora en su depósito inferior arlita expandida, que tiene la propiedad de retener la humedad, por tanto es posible que aunque el depósito no contenga agua, la parte baja del sustrato mantenga todavía un nivel de humedad elevado. De todas formas la propia varilla de bambú que está alojada en el tubo de riego es un testigo del nivel de humedad ya que cuando la saques, aunque no haya indicios de agua, si verás si todavía esta húmeda en el extremo, señal de que la maceta todavía está con humedad. No obstante ante la duda, introduce un dedo o la propia caña de bambú en el sustrato para verificar que efectivamente es necesario volver a regar.

Como norma general, cuando el sustrato está con poca humedad, la maceta admitirá entre 1 y 1,5 litros de agua hasta el límite máximo marcado por la caña de bambú.

Tratamientos fitosanitarios

Los tratamientos tanto fungicidas como de insecticidas es conveniente realizarlos de forma periódica y preventiva, con un máximo de 6/8 semanas entre tratamientos. Aunque hay productos fitosanitarios sistémicos que se aplican de forma aérea y se trasmiten al sistema raticular protegiendo a las raíces de enfermedades, es conveniente aplicar estos productos, además de a la parte aérea, directamente al sustrato a través del agua de riego.

Trasplante

El caso de esta palmera, una vez trasplantada de un contenedor de 5 litros a uno de 9 litros, su trasplante no será necesario hasta pasados al menos un par de años. Sin embargo, bajo determinadas condiciones es posible que la planta crezca más de lo habitual y que por tanto sea recomendable hacerlo al cabo del año.

Recomendamos utilizar para ello la fibra de coco, ya que es de los soportes que más tiempo mantiene sus cualidades intrínsecas ademas de tener un drenaje muy bueno.

Cuando se produzca el cambio de maceta, es recomendable utilizar el abono de liberación lenta de larga duración mezclado con el sustrato. De esta forma las raíces absorberán mucho mejor y de forma más homogénea sus nutrientes que si se realiza un abono superficial.